Los centros educativos de la IT se reconocen receptores de la herencia educativa povedana que se ha ido actualizando día a día porque el pensamiento y los proyectos de Pedro Poveda se han ido encarnando y enriqueciendo en distintas épocas y lugares.

  • Una pedagogía de la proximidad

“Una pedagogía que exige a los educadores asumir diversas funciones: el conocimiento del contexto y la cultura cotidiana que viven los alumnos; la atención personalizada y cálida a cada uno de ellos, el descubrimiento de las necesidades vitales y educativas, de las posibilidades y oportunidades de ayuda que ofrece la relación humana, cercana y entrañable y la escucha permanente de sus miedos y esperanzas”.

  • Una educación inspirada en el amor

“... Cada persona guarda en su interior un tesoro que tiene que reconocer y sacarlo a la luz mediante la educación y para hacerlo posible se requiere un clima educativo semejante a la convivencia familiar. La alegría, la sencillez, la participación, son también notas inconfundibles en estos centros que hacen atractivos los aprendizajes”.

  • La verdadera vida humana

“La relación con el Dios de Jesucristo es imprescindible a los que han de vivir una verdadera vida humana. Esta relación no anula ni ensombrece la peculiaridad de cada uno, por el contrario, motiva y empuja desde dentro a potenciar todo lo bueno que cada persona puede llegar a ser y puede realizar en la vida”.

  • La vocación educadora

El educador tiene un papel protagonista y su formación y ejemplo son fundamentales para el óptimo desempeño de su tarea educativa.

  • Un educador crítico y propositivo.
  • Un educador que humaniza en todas las circunstancias.
  • Un educador en formación permanente.
  • Un educador cordial y colaborativo.
  • Un educador coherente con lo que transmite.
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios.
Si continua navegando, significa que acepta su uso.